Tercer Circuito Central Colombiano 1953

Esta carrera marcó un mar de expectativas dentro de los fanáticos al deporte a motor en el país. Por primera vez se enfrentarían dos grandes de nuestro automovilismo, Luis Rafael “El Ganso” Garzón, nacido en Guasca, Cundinamarca, ganador del Circuito Central Colombiano de 1952, quien siendo novato venció a los favoritos de la competencia al mando del potente Chrysler Special, o “Garzón Special” como se le conocería luego a su auto, en representación del automovilismo bogotano, versus el norteamericano representante de Medellín, William Griebling “El Gringo”, quien se destacaba fuertemente en carreras paralelas a este circuito, como la vuelta a Oriente, en carreteras antioqueñas,  y la Carrera de la Cordialidad, en nuestra costa caribe.

Sin duda alguna era el gran duelo de este tercer Circuito Central Colombiano, “ El Ganso” por Bogotá, un mecánico empírico que daba cátedra a muchos con soluciones muy prácticas y efectivas, y William, representando a los antioqueños, su tierra adoptiva, un norteamericano nacido en Mansfield, Ohio, EE.UU., quien llegó a Colombia en 1947 contratado por la empresa de aviación SAM como ingeniero jefe de mantenimiento mecánico; una persona metódica y disciplinada jugando siempre a la perfección, como decía el historiador Jorge Salgado Uribe en uno de sus escritos sobre la rivalidad de estos dos grandes exponentes de nuestro automovilismo, “dos gladiadores de dos mundos distintos, formaciones opuestas, y tecnologías desiguales”.

SALIDA Y RUTA DE LA CARRERA

El evento presagiaba un mano a mano propio de alquilar balcón y si a este gran plato le agregamos otros importantes ingredientes como la participación de los destacados hermanos Marín, para entonces con experiencia internacional, Artemo Trejos, Fabio Villa, e Ítalo Salamina, entre otros, y la aparición de pequeños autos europeos como los escarabajos alemanes Volkswagen y los franceses Citroen, que se enfrentarían a la jauría de los grandes autos americanos, en peso y cilindraje, encabezados por los Ford y los Chevrolet.

Eran dos categorías, los autos acondicionados y los standard. El número de inscritos fue de 41 autos, una cantidad mayor a los participantes de la carrera de 1952, y ni hablar de la de 1949, la verdad la fiebre del automovilismo crecía año tras años y más ahora con los nuevos protagonistas del deporte a motor, la desafiante topografía colombiana nada fácil de sortear por sus cambios tan abruptos de una región a otra; su clima, paisajes y en especial sus carreteras tan variadas a lo largo y ancho del país dándole todo un matiz de alegría y folclor a una río de gente que acompañaban a sus héroes en el veloz paso por las diversas regiones de nuestra bella geografía.

Recorrido por etapas III C.C.C.
JULIO 1953 TOTAL 1683 km
Martes 18 Bogotá – Manizales 307 km
Miércoles 19 Manizales – Medellín 330 km
Jueves 20 DESCANSO
Viernes 21 Medellín – Pereira 275 km
Sábado 22 Pereira – Cali 246 km
Domingo 23 Cali – Bogotá 525 km

El viernes 14 de julio de 1953 se cerraron las inscripciones para la gran odisea del 3er Circuito Central Colombiano, fecha que deja como anécdota a Luis Rafael “El Ganso” Garzón llegar corriendo a las 5:30 p.m., pues quedaban muy pocos minutos para el cierre de inscripciones de los pilotos y autos, y era extraño no ver al campeón vigente entre los primeros inscritos para defender su título. 

A las 10 a.m. del lunes 17 de julio entran los autos a revisión  técnica en el taller “Alford Congote”, en la calle 26 con carrera 29, en la ciudad de Bogotá. Una vez terminada la revisión técnica salieron todos los autos participantes en un desfile desde de la Calle 26 con Av. Caracas hasta la Plaza de Bolívar, donde los corredores y los directivos, en cabeza del Señor José Gnecco, presidente del Automóvil Club de Colombia, rindieron tributo al libertador Simón Bolívar, y hacia las 1:30 p.m., terminada la ceremonia el desfile de todos los impecables autos con sus relucientes números, haciendo alarde de sus bocinas y sirenas a lo largo de la carrera séptima para bajar por la calle 45 hasta llegar al estadio Nemesio Camacho El Campín, los autos ingresaban al gramado del escenario deportivo donde reposarían en parque cerrado hasta el siguiente día para salir a las 7:30 a.m. del martes 18 de julio con rumbo Manizales meta de la primera etapa.

Desde la primera etapa el duelo entre “El Gringo” y   “El Ganso” no se hizo esperar, fue un mano a mano desde la misma salida por las calles de la capital, y detrás de ellos pisándole los talones, Samuel Marín y Artemo Trejos, más atrás Ítalo Salamina con Fabio Villa de Cali. 

La etapa Bogotá – Manizales fue de infarto.  Al llegar a la meta “El Ganso” Garzón despliega sus alas aterrizando en la Plaza de Bolívar frente a la Catedral de Manizales, doblegando a su rival y amigo “El Gringo” William Griebling, quien era el rival a vencer en este evento.
El orden de llegada fue:
1° Luis Garzón R. “GANSO” 4h 42´ 24” CHRYSLER SPECIAL. Bogotá.
2° William Griebling 4h 53´52” CADILLAC SPECIAL, Medellín.
3° Otoniel Libreros 5h 00´ 05” MERCURY, Cali.

° II Etapa: Manizales – Medellín / 330 km
De nuevo el duelo a muerte entre dos grandes  “El Ganso” Vs.  “El Gringo” Cundinamarca Vs. Antioquia, Chrysler Vs. Cadillac. William Griebling toma la punta desde la salida de Manizales y en tercer lugar un mano a mano entre los hermanos Marín y el sorprendente caleño Otoniel Libreros, un gran duelo entre los Mercury. El de los Marín era un auto último modelo sin acondicionar, esto hizo más interesante la lucha y un gran mérito de parte de los aguerridos hermanos. Este mano a mano se vio reflejado a la bajada de la bandera ajedrezada, que veloz cruza el “El Gringo” – paisa, William Griebling,  hijo adoptivo de Medellín. La capital antioqueña brinda una apoteósica bienvenida a la gran caravana.

Resultados de Etapa

1° William Griebling 5h 18´ 40” CADILLAC ESPECIAL, Medellín.
2° Luis R. Garzón “El Ganso” 5h 20´ 20” CHRYSLER ESPECIAL, Bogotá.
3° Otoniel Libreros 5h. 34´ 12” MERCURY, Cali.

° III Etapa: Medellín – Pereira 274 km
Los 33 competidores parten de la capital de la montaña a las 6:30 a.m.,  en una despedida muy concurrida a pesar de la hora de largada, rumbo al Alto de Minas, para descender luego a La Pintada, por la margen izquierda del río Cauca aguas arriba se dirige la caravana y pasa por las poblaciones de Supia y Rio Sucio, en el departamento de Caldas.  El duelo no se hace esperar entre los punteros de la clasificación general, Griebling Vs. “El Ganso” Garzón, pero muy pronto a la lucha se suman otros protagonistas como los “Marimon” colombianos (hermanos Marín) de la ciudad de Pereira, el caldense Hernando Montoya (Santa Rosa de Cabal) en un Ford, y el manizaleño Artemo Trejos en su DeSoto (una marca de automóviles de Estados Unidos, fabricada y vendida por Chrysler Corporation de 1928 a 1960), quien desafortunadamente a la altura de Santa Rosa de Cabal se accidenta, repara el auto y continúa, de repente le sale en la carretera una niña, a quien no pudo evitar. El piloto se detiene de inmediato y la socorre, pero este nuevo accidente lo retrasa media hora más. La lucha queda entre William Griebling, los Marín, y Montoya, pues  “El Ganso” también se retrasaba por una pequeña avería.
Samuel y Arturo Marín en un sobrepaso impresionante al gran puntero de la competencia, “El Gringo”, cruzan la meta en su ciudad natal en un auto sin acondicionar, un Mercury último modelo. Pereira enloqueció con el triunfo de sus coterráneos, quienes eran ídolos indiscutibles.  

Resultados de la III etapa:

1° Samuel y Arturo Marín MERCURY, Pereira.
2° William Griebling CADILLAC SPECIAL, Medellín.
3° Hernando Montoya FORD, Santa Rosa de Cabal.

En realidad fue una etapa inolvidable; pues los autos especiales como el de los punteros del Tercer Circuito Central Colombiano se ven sorprendidos por un auto no acondicionado en manos de dos grandes del volante como los hermanos Marín, quienes se ganaron el respeto de la afición y los demás compañeros de aventura en este magno evento, y más cuando ya habían corrido fuera de Colombia, en la Carrera Panamericana de México en 1950, donde al mando de un FORD marcado con el número 86, finalizaron todo el recorrido de 3.113 km, cerrando en un honroso puesto 29° entre 132 participantes, en su mayoría norteamericanos y europeos.

La clasificación general hasta la etapa terminada en Pereira estaba así:
1° William Griebling 15h 03´ 02”, Medellín.
2° Rafael “El Ganso” Garzón 15h 13´ 08”, Bogotá.
3° Otoniel Libreros 15h 19´ 55”, Cali.
4° Hernando Montoya 15h 31´ 12”, Santa Rosa de Cabal.
5° Darío Mejía 15h 37´ 50”, Santa Rosa de Viterbo.
6° Ítalo Salamina 15h 46´ 20”, Cartago.

° IV Etapa: Pereira-Cali 246 Km
Esta etapa se vio empañada por el accidente del caleño Fabio Villa y su copiloto Alfonso Urbano, pasando por la población de Zarzal-Valle, a una velocidad de más de 170 km/h (que para la época era escalofriante). Se dice que al Chevrolet de los vallunos se le estalla un neumático delantero y perdió el control, se estrellan de frente contra un árbol y tras el impacto Alfonso Urbano fallece instantáneamente y Fabio Villa es sacado del auto con múltiples heridas y en ambulancia es llevado al hospital de Roldanillo.

Mientras tanto en la competencia la batalla era de alquilar balcón entre Luis Rafael “El  Ganso” Garzón, William Griebling, los hermanos Marín, ganadores el día anterior en su natal Pereira, Artemo Trejos, el valluno Ítalo Salamina en su Studebeaker, y Gerardo Luna.
A la altura de Tuluá, en una arremetida de atrás hacia adelante, sorprende el caleño Otoniel Libreros quien mantenía vivas sus esperanzas para ganar en su tierra, y por qué no, pelear por la corona a falta de dos etapas. A su paso por Buga,  “El Gringo” toma una ligera ventaja sobre  “El Ganso” Garzón y detrás de él Libreros, quien tratando de tomar la punta dejan atrás a los hermanos Marín. Así culmina la etapa, donde William Griebling se afianza en el liderato tras ganar la penúltima etapa de este C.C.C. de 1953.

Resultados de la IV etapa:
1° William Griebling Cadillac Special, Medellín.
2° Luis “El Ganso” Garzón Chrysler Special, Bogotá.
3° Otoniel Libreros Mercury, Cali .

William Grebling y Jose Murillo, grandes protagonistas de la carrera.

V Etapa -Final: 525 Km
Parten de la capital del Valle rumbo a Bogotá en busca de la meta final de esta gran carrera. Sobreviven tan solo 26 autos de los 41 que partieron en esta aventura, desde el cruce del río Cauca la lucha es infernal y las rectas del Valle ven como los autos pasan a más de 150 km por hora. A lado y lado de la vía el público con pañuelos blancos despidiendo a estos valientes cuyo fin es devorar los kilómetros faltantes, para así terminar el máximo evento de nuestro automovilismo nacional, apenas comparable con la vuelta a Colombia en bicicleta, repitiéndose el duelo Cundinamarca – Antioquia, al estilo Efraín Forero Vs. Ramón Hoyos, en este caso del deporte a motor, con “El Ganso” Garzón Vs. “El Gringo” Griebling. El estadio El Campín de Bogotá sentenciaría quien sería el vencedor absoluto de esta gran carrera.

Al paso por Tuluá, se ve con asombro como el americano William Griebling baja de la hora el tiempo invertido en unir estas dos ciudades, desafiante récord. A la altura de la ciudad de Sevilla, el auto del “Ganso” sufre un pequeño desperfecto mecánico y pierde 4 valiosos minutos, una vez lo repara, en un tramo de 50 km recupera los cuatro minutos perdidos, y logra así conectar con los punteros William Griebling, los Marín, Ítalo Salamina, Artemo Trejos, y Carlos Rodríguez.

El ritmo impuesto por los punteros era muy fuerte, y eso provocó que los autos del caleño Otoniel Libreros, marcado con el N° 9, y el del caldense Hernando Montoya, N° 6, fundieran el motor casi en el mismo punto, a la altura de  la población de Cerrito-Valle, lo que representó un gran pesar para estos dos protagonistas incansables a lo largo del gran circuito, que quedaban fuera justo cuando se acercaban a la meta final.

A lo largo de la carrera “ El Ganso” pasa a los Marín y a la altura de Viotá, en Cundinamarca, y por el paso en el Salto de Tequendama  “El Ganso” les llevaba 14 minutos. La posición de carrera a muy pocos kilómetros de la capital colombiana era 1° “El Ganso”, 2° William Griebling, 3° Artemo Trejos, Ítalo Salamina y los combativos hermanos Marín en su Mercury Standard, peleando de tú a tú con los autos preparados para tan exigente recorrido. De repente, el puntero de la general y virtual campeón pincha un neumático en las goteras de Bogotá, este gladiador americano que a lo largo de la carrera se ganó el corazón de los colombianos, ya no era hijo adoptivo de Medellín, sino de todo un país. 

Griebling se baja de su auto y cambia la rueda en un minuto ante la mirada atónita de algunos espectadores, en tanto que la narrativa radial transmite a todo Colombia el percance del posible vencedor. Superado el incidente  “El Gringo” toma de nuevo el volante y sin saber cómo iría el puntero de la etapa, su rival y amigo “El Ganso”, quien avanzaba con toda para llegar primero al Campín, y por segundo año consecutivo ganar la carrera. Se  hace interminable el recorrido del norteamericano, hacia la línea de sentencia, mientras el tic tac del reloj detuvo el tiempo para ver al crédito bogotano, cruzar  la meta 1° en esta última etapa.

En la fotografía inferior  Grebling y Garzón  1-2 de la carrera reciben el trofeo.

Ahora solo quedaba esperar que el reloj decidiera quién sería el campeón. De repente, el auto negro, con sus llamas rojas, naranja y amarillas a los lados y el rugir del V-8; ese híbrido Cadillac-Ford Special de Griebling entra triunfante a El Campin para reclamar el título de campeón de la carrera por muy pocos minutos, pero era el ganador indiscutible del tercer Circuito Central Colombiano y  “El Ganso” Garzón era sub campeón.

Resultados V Etapa Cali – Bogotá 
1° Luis R. “El Ganso”  Garzón – 7h 02´   2° William Griebling – 7h 03´ 30”
3° Artemo Trejos – 7h: 11´ 40”                4° Samuel Marín – 7h 17´ 56”
5° Ítalo Salamina – 7h 23´ 27”                6° Gerardo Luna – 7h 28´ 09”

Helena, la  esposa de Griebling,  norteamericana, y sus dos pequeños hijos Sandra y William Jr. celebran el triunfo, ella felicitó a su esposo para quien siempre fue su apoyo incondicional en este deporte, desde sus inicios en su natal Ohio.
William trabajando como jefe general del mantenimiento de los aviones de la empresa paisa SAM, compra el viejo FORD coupé de los años 40, de propiedad del periodista del periódico El Colombiano Miguel Zapata, le coloca un potente motor CADILLAC con doble carburador y chasis reforzado con dos amortiguadores por rueda y aliviana el auto en su peso general remplazando mucha pieza de la carrocería en aluminio, material mucho más liviano, estos trabajos fueron realizados por el mismo corredor y su inseparable copiloto, también gran mecánico José Murillo.
El auto quedó levantando una velocidad por encima de los 200 Km por hora, haciendo de éste casi que un avión para los años 50. Es así como William Griebling a este triunfo, suma el obtenido en la Clásica de Oriente unos meses atrás y su segundo puesto en la doble a Sogamoso.
Se destaca también en esta carrera el hecho que los primeros 6 autos bajaron el récord obtenido años atrás por los TC argentinos en la famosa carrera de 1948 Buenos Aires – Caracas con Oscar Gálvez, quien en ese entonces ganó la etapa Cali – Bogotá con un tiempo 7h 30´28”.
• Para la construcción de este artículo consultamos notas de El Tiempo y El Colombiano de 1953. Agradecimientos a William Griebling Jr y Ramiro Londoño del Auto Club La Montaña.

Consulte la galería de la carrera aquí  AQUÍ

° Agradecemos la colaboración del Ramiro Londoño del Auto Club La Montaña y de William Griebling Jr. y Familia. Fotos y artículos de periódicos. Información de Racing Sport Cars, Carrera Panamericana Mexicana, Museo Panamericana de México, Diario el Tiempo de Colombia, Revista el Gráfico.  

Reconstruyendo la Historia del Automovilismo Colombiano...

William Bieri O.

2020

Janeth Cifuentes M.

FCAD 2020

Valora este artículo
5/5
Comparte nuestras noticias