Historia del Automovilismo en Colombia: Primera Carrera 1923

La historia del automovilismo colombiano marca a 1923 como el año en el cual se realizó el primer evento automovilístico en nuestro país.

Fedeautos considera que con el aporte de todos lograremos armar el marco histórico del automovilismo en Colombia, con el único fin que nuestras generaciones actuales y futuras entiendan el proceso y evolución del automovilismo colombiano, cuya historia por cierto es rica en anécdotas y acontecimientos.

Es muy importante entonces pasar la voz a nuestros allegados y a los conocedores y actores de esta historia para que se unany de esta manera con sus aportes en fotos e información sobre la historia podamos concretar su evolución a través del tiempo. Estos aportes  y comentarios, con los créditos respectivos, pueden ser enviados a comunicacionesfedeautos@gmail.com

Nuestro automovilismo es sin duda alguna junto al ciclismo, al patinaje, y al atletismo, uno de los deportes que más triunfos internacionales le ha brindado al país, en América, Europa y Asia.

Con un solo autódromo y sin mayores recursos de patrocinio de la empresa privada, en un deporte cuya práctica, que para nadie es un secreto es sumamente costosa, encontramos una muestra clara del talento criollo con figuras en las principales pistas internacionales de la talla de Juan Pablo Montoya, Roberto José Guerrero, Mauricio De Narváez, Ricardo ‘’Cuchilla’’ Londoño, Diego Montoya, Jonh Estupiñan, Diego Guzmán, Gustavo Yacamán, Raúl “Palomo” Romero, Sebastián Saavedra, Gabby Chávez, Oscar Tunjo, Gustavo ‘’Tigrillo’’ Yacaman, Omar Julián Leal, Carlos Muñoz, Carlos Huertas, Julio Sebastián Acosta, Juan Diego Piedrahita, Andrés Méndez; y ni que decir de la única mujer latina en conducir un F1,Tatiana Calderón.

En el rally de velocidad tenemos nombres como el de Julián Jaramillo, Nikolás Bedoya, Ricardo Abello y Martha Tejada, mientras que en el Dakar nos hemos visto muy bien representados por Juan Manuel Linares, Camilo Perdomo, Andrés Campuzano, Daniel Pereira, Iván Moreno, Federico Mosquera, Mauricio Salazar Velásquez y Mauricio Salazar Sierra.

Si nos trasladamos a los inicios veremos cómo sobresalió en la década del 50 Luis “El Ganso” Garzón en la Carrera Panamericana de México; Antonio Izquierdo, primer colombiano en correr en Europa en las 12 horas de Reims, Francia. En los años 60 Guillermo Pieschacón en su F-Caribe con un triunfo en Ecuador; Camilo Mutis con su Porsche 906 Special (fue 2° en la general y 1° en su categoría en las 12 horas de Yaguarcocha-Ecuador). Y a finales de los 70 y principios de los 80, El equipo Botero Racing Team (BTR), con Honorato Espinosa, Francisco López y Jorge Cortés, en el IMSA.

Y ni hablar del talento que a lo largo de la historia hemos visto en los campeonatos y eventos nacionales, habilidades innatas que estamos seguros de no ser por la falta de recursos hubieran engalanado varios de los podios de las más importantes categorías del automovilismo mundial.

PRIMERA CARRERA DE AUTOS EN COLOMBIA: 1923

En el año de 1923, época en la cual circulaban por las empedaradas calles de la capital del país no más de 500 automóviles, algunas motocicletas y varios coches tirados por caballos, un destacado grupo conformado por una ventena de damas y caballeros, personalidades de la alta sociedad bogotana de la época, encabezado por el General Pedro Nel Ospina y la Primera Dama, Carolina Vásquez de Ospina, tras el auge y el espectáculo que para la época ya representaban las carreras de automóviles en Europa y Estados Unidos, decidieron unirse para organizar un gran eventodeportivo para celebrar las fiestas patrias el cual incluía un concurso de marcas (exhibiciones de autos conducidos por elegantes damas vestidas con trajes de moda, quienes desfilaban al son de bandas de jazz), un recorrido indivudual cronometrado en un trayecto de un kilómetro, una carrera de motocicletas, una prueba de “sportmen“, una carrera de bicicletas, una maratón a pie, un desfile de carroajes a caballos y una carrera automovilística para la cual se había destinado un premio que donaba la famosa Joyería Bauer y Cia.

El recorrido seleccionado fue el camino que de Bosa conducía a Soacha, con partida en un sitio denominado “Tres Esquinas”, en donde se formaba una intersección entre la Calle 1ra, la Carrera 14 y la citada carretera, con línea de meta un kilómetro adelante, en el puente de Bosa sobre el Río Fucha.


El trayecto estaría controlado por un grupo de caballeros encargados de resguardar el orden a lo largo del recorrido, pues dada la dimensión que tomó el evento y a las expectativas del público espectador, fue necesario poner a su disposición un operativo especial de medios de transporte como tranvías, trenes especiales de turismo y autobuses, todos con rutas y horarios previamente establecidos para cubrir rutas como Plaza de Bolívar-Tres Esquinas y otras por diversos barrios de Bogotá con trayectos ida y regreso.


El tránsito de autos por el trazado de la competencia fue suspendido y sólo podían acceder algunos coches de los organizadores, pues quien infringiera la norma tendría que pagar una multa de entre 100 y 200 pesos de la época que para entonces era elevada, pues el precio del peso colombiano estaba a la par con el del dólar.

El 5 de agosto de 1923, desde muy tempranas horas de la mañana la gente comenzó a llegar al lugar del evento y se apostaba a lado y lado del trayecto de la tan anhelada competencia para poder observar el paso de los bólidos.

Lo primero que observaron fue el desfile de marcas que mostró autos White, Colt, Reo, Dort, Nash, y Essex, entre otras.
Pasadas las dos de la tarde se alistaron en la “pista” 15 pilotos con sus automóviles entre americanos y europeos. El duelo esperado era FORD Vs. NASH, este último levantaba la escalofriante velocidad de 105 km/h. Los 15 autos se dividieron en tres categorías, y el recorrido era de 3 km. A falta de grúas para en caso de enterrarse en esos rudimentarios caminos de antaño, poder rescatar a los coches del fango, la asistencia la prestaban bueyes y caballos, que en su momento hicieron parte del equipo de rescate.

Todos los autos y participantes fueron muy aplaudidos por el público, pero el que recibió mayor ovación fue el vehículo austriaco “Steyr” probablemente un tipo V, cuyo propietario era el doctor Paul Von Bauer, director de la Compañía Alemana de Transportes Aéreos (Scadata), que en carrera fue conducido por su esposa quien hizo el mejor tiempo. Un Nash de 25 caballos y un Fiat de 10 caballos ganaron en sus respectivas categorías. El registro de velocidad promedio fue superior a los 70 km/h. 

El espectáculo ofrecido y el éxito alcanzado en esta primera competencia automovilística fue muy destacado por la prensa a tal punto que pedían se realizaran más espectáculos de esta índole, pero fue hasta el año 1941 cuando tuvo lugar la segunda carrera de autos en Colombia denominada “Carrera Automovilística Nacional” organizada por el Automóvil Club de Colombia.

Reconstruyendo la Historia del Automovilismo Colombiano...

William Bieri O.

2020

Janeth Cifuentes M.

FCAD 2020

Valora este artículo
5/5
Comparte nuestras noticias